miércoles, 28 de noviembre de 2007

Esfuerzate en la Gracia

Tú, pues, hijo mío, Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2 Timoteo 2:1
(Fragmento de mi segundo Mensaje)

Esforzarnos en la gracia es dejar que la obra de Dios vaya trabajando en nuestras vidas. (Es hacer nuestra parte con la mejor actitud) Tener una actitud dispuesta y un limpio corazón de nuestros deleites, para dejar que la GRACIA, la obra que Dios hizo por cada uno de nosotros, sea nuestro motor y nuestra única meta.

Esforzarnos en la Gracia: es esforzarnos para amar al Señor de una manera natural. El espíritu mismo nos estimula a tener esa comunión con El.

Solamente hay que tener disposición, una buena actitud y dejar que el Señor haga su obra. hay que dedicar tiempo, nuestros recursos y dar nuestra completa atención a la Gracia y la verdad.

Dice Juan 1:17 “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”

La Gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo, ósea que nos vamos a esforzar en el Señor… Muy claro le dice Pablo a Timoteo, esfuerzate en la gracia que es en Cristo Jesus.

Nosotros creemos en esa gracia y verdad, y hemos comprobado y visto la misericordia de Dios en nuestras vidas.

Esforzarse en la gracia es:

a) Es identificarnos plenamente con el evangelio de Cristo. 2 Timoteo 1:9
9quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

b) Es no avergonzarse del evangelio.

c) Es tener seguridad total en quien has creído. 2 Timoteo 1:12
12Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

d) Es mantenernos en la sana doctrina. 2 Timoteo 1:13
13Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.
Hebreos 13:9 No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia,

e) Es sufrir adversidades y penalidades por el Señor. 2 Timoteo 2:3 y versículo 10
3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
10Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.

Muchas veces nos pasan padecimientos pero estos son dignos, ya que nuestra vida en Cristo tiene el propósito de que otras personas conozcan la gracia del señor y obtengan salvación.

f) Es hacer dar tu tiempo para compartir esa Gracia a otros. 2 Timoteo 2:2

2Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

g) Es procurar presentarnos al Señor como un obrero que no tiene nada de que avergonzarse. 2 Timoteo 2:15

15Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

h) Es crecer en el conocimiento de Cristo.
2 Pedro 3:18ª Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

1 Pedro 4: 10 y 11
10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.


i) Esforzarse en la gracia se manifiesta en entregar tus dones para beneficio de otros.
10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros

j) Es hacer todo en base a la doctrina del Señor.
11Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios

k) Esforzarse en la gracia es la acción de Dios trabajando en nuestras vidas.
conforme al poder que Dios da,

l) Esforzarse en la gracia es esperar y depender del Señor en cada aspecto de nuestra vida.

1 Pedro 1:13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia.